Seleccionar página

Seguro que ya habrás oído hablar en varias ocasiones de este nuevo método de crianza llamado la escucha activa. Sin embargo, aunque nos parezca novedoso, estas técnicas de educación llevan aplicándose desde hace más de 50 años, ya que fue creado por los psicólogos Carl Rogers y Richard E. Farson en el año 1957.

El lema principal de la escucha activa es relacionarnos con los niños en su mundo, y no en el nuestro como solemos hacer la mayoría de los adultos. Hasta los 14 años aproximadamente, los niños no entienden gran parte de las conversaciones y situaciones de los adultos, por lo que tenemos que hablar con ellos a su nivel para entrar en su área de entendimiento. Es tan fácil como agacharnos para ponernos a su altura y ver y escuchar sus palabras desde el mismo punto de vista. Este simple gesto nos ayuda a entenderles mucho mejor y para nuestros hijos supone una gran diferencia, ya que nos encontramos a su lado a su mismo nivel, lo que les permite darnos una explicación más razonada y clara.

Es también muy importante mantener el contacto visual cuando nuestro hijo nos está hablando, así como prestarle atención para evitar rabietas o pataletas. De este modo, conectamos muchos más con sus sentimientos y lograremos establecer una unión mucho más fuerte entre nosotros.

Hay muchas personas que confunden la escucha activa con una disminución de la autoridad, por el hecho de ponernos a su misma altura y darle toda la importancia que le merece. Sin embargo, es todo lo contrario. Nuestro hijo seguirá reconociendo que el adulto es quien tiene la autoridad, pero desde un punto de vista más empático, ya que se sentirá mucho más cómodo y cercano para poder expresarse con libertad.  Ese empuje de confianza también ayuda a reforzar la autoestima de nuestro pequeño, ya que siente que no siempre es el más indefenso.

Smiling father giving apples to his cute daughter

Además de con tus hijos, la escucha activa es una muy buena técnica para aplicar en todas tus relaciones del día a día, en el trabajo, con tu pareja, con tus amigos, etc. Recuerda que lo más importante es escuchar siempre atentamente cuando te está hablando alguien y mirar a esa persona para que sienta que está escuchándole. De este modo, la relación será más buena y permitirá que entabléis un mayor nivel de confianza.