Seleccionar página

Una de las consecuencias o resultados del movimiento estudiantil es que los especialistas han rescatado la importancia del “desarrollo infantil integral”, desde el nacimiento hasta el ingreso a la educación básica, porque… los primeros seis años de vida son cruciales, y, aún, predictivos de la vida escolar. Los estudios de las neurociencias le han dado un sólido soporte a este nivel escolar inicial…

La utilidad de la atención educativa temprana deriva del hecho de que los programas destinados a los niños pequeños no tienen únicamente efectos beneficiosos en términos individuales y a corto plazo, sino también en términos sociales y económicos a lo largo de la vida.

En Chile la etapa preescolar o parvularia es el primer bloque de la educación que da paso a la Educación Básica. Parte desde los 85 días (sala cuna) y culmina con el kínder, hasta los 6 años, y no es obligatoria. Como ya está vigente el posnatal de 6 meses, esto implica el cambio del momento de inicio del jardín, considerando la entrada a los 180 días (6 meses cumplidos), y no 85 días como ocurre ahora.

Los esfuerzos de inclusión de los niños a la educación preescolar deben ser sostenidos en el tiempo: según la encuesta Casen solo el 39,4 de los niños chilenos entre cero y 5 años asiste a algún establecimiento de educación parvularia. La falta de equidad se manifiesta en el ingreso: hay una diferencia de 20% entre el quintil más alto y el más pobre.

Además, urge dan un aire moderno y de calidad a la educación parvularia en Chile. El Ministerio de Educación difunde las bases curriculares y los llamados “mapas de progreso”, que, se supone constituye el itinerario de los niños para lograr determinados objetivos en áreas como las siguientes: razonamiento lógico matemático, descubrimiento del mundo natural, iniciación a la lectura, cuidado de sí mismo, interacción social, expresión de sentimientos, etc. Se describen los indicadores para saber si los objetivos se han logrado.

¿Qué hacen los niños? ¿Qué logran? Aprenden a comunicarse, a jugar e interactuar con los demás (convivir). Se les ofrecen variados materiales para manipular y realizar actividades que los motiven a aprender lenguaje y vocabulario; matemáticas, ciencias, idiomas extranjeros y computación; artes, música y comportamiento afectivo, social. No es un centro de entretención, previa a la educación regular formal… aunque la actividad lúdica, propia de esta edad – tenga gran importancia. Parte del aprendizaje ocurre fuera de la sala de clases; en la feria, el supermercado, una exposición, etc.

Hay una gran variabilidad en la calidad de la educación preescolar chilena. Lo que sí está demostrado es que una buena educación parvularia constituye un excelente nivel de entrada para la educación básica.

Pero es necesario mejorar la calidad de la educación parvularia chilena, y, además, aumentar la fiscalización. Solo el 41% de estos establecimientos de este nivel tiene un proyecto educativo, donde están incluidos los que maneja el Estado. Pero en los jardines particulares solo el 18% tiene un proyecto. Adicionalmente el 32% de las educadores de los jardines particulares registrados y un 12% de los jardines públicos, carecen de educadoras con título profesional… y casi el 75% de las educadoras de los jardines particulares registrados… y un 52% de los públicos, ¡no rindieron exámenes psico laborales para desempeñar sus funciones.

Síntesis. ¿Por qué es importante la educación inicial? Puntualizamos algunos de los fundamentos que plantea el documento Bases Curriculares de la Educación Parvularia, preparado por el Ministerio de Educación, Santiago, 2001:

“Si bien es cierto que el ser humano está en un proceso continuo de aprendizaje durante toda su existencia, la evidencia experta sobre la materia demuestra la importancia que tiene este período en el establecimiento y desarrollo de aspectos claves como: los primeros vínculos afectivos, la confianza básica, la identidad, la autoestima, la formación valórica, el lenguaje, la inteligencia emocional, la sensorio motricidad y las habilidades del pensamiento, entre otros”.

“En la actualidad se concibe al organismo humano como un sistema abierto y modificable, en el cual la inteligencia no es ya un valor fijo, sino que constituye un proceso de autorregulación dinámica, sensible a la intervención de un mediador eficiente”.

“El desarrollo del cerebro, que se manifiesta a través del establecimiento de redes neuronales, depende de un complejo inter juego entre los genes con que se nace, la existencia de un sistema de influencias en ambientes enriquecidos y las experiencias variadas que se tienen. arquitectura del cerebro y, por consiguiente, en la naturaleza, profundización y extensión de las capacidades a la vida adulta”.